miércoles, 8 de diciembre de 2010

Daños en las vías atrasa importación de gasolina







(Diario La Opinion-Cucuta) En el sector Las Lajas, en la vía Ureña-El Vallado, el resquebrajamiento del pavimento obligó a derribar parte de una montaña para ampliar la carretera y habilitar el paso hacia Maracaibo, Mérida y otros estados del interior de Venezuela.
07 de diciembre de 2010

El mal estado de las vías del Táchira está atrasando el envío de gasolina venezolana a Norte de Santander, dentro del proceso de importación acordado por los gobiernos de Colombia y Venezuela.

Los torrenciales aguaceros de las últimas semanas han causado deslizamientos de tierra y desprendimiento de la bancada en tramos viales por donde es traído el combustible a la frontera, particularmente en la zona norte del estado.

El más reciente ocurrió en la vía Ureña-El Vallado-Colon, donde tres grandes deslizamientos con pérdida de bancada mantienen la vía bloqueada para el tráfico vehicular.

Operarios de maquinaria pesada contratados por la Alcaldía de Ureña trabajaban ayer en la remoción de toneladas de tierra y rocas para habilitar el tránsito a fin de permitir el abastecimiento de combustible a las bombas nacionales e internacionales de la localidad fronteriza.

Por esa vía transitan diariamente un promedio de 500 gandolas, que transportan carbón hacia el puerto de Maracaibo y diferentes mercancías de la zona industrial hacia el interior de Venezuela.

La gasolina es traída desde El Vigía (Mérida) y otras estaciones de llenado.

La troncal que hace parte de la red a cargo del gobierno regional fue afectada por las lluvias y la falta de mantenimiento de los dos últimos años, según el Alcalde de Ureña, Nelson Becerra Torres.

La Alcaldía asumió la tarea de abrir el paso en los tres puntos críticos, trabajaos que ya cumplen 72 horas, removiendo en una primera fase, en el sector Agua Blanca, 35 metros cúbicos de tierra y rocas desprendidas de la montaña.

En un segundo frente se trabajaba ayer en la ampliación de la vía en el sector La Laja, debido a la falla de borde que resquebrajó completamente el asfalto.

En ese lugar se debió tumbar parte de la montaña para habilitar el paso de los vehículos de manera segura.

El martes se trabajó todo el día y se habilitó el tráfico de vehículos de carga y particulares desde las 6:00 de la tarde, hasta hoy a las 9:00 de la mañana.

El Alcalde de Ureña dijo que han trabajado de manera ininterrumpida teniendo en cuenta la importancia de la vía, por donde se transporta buena parte de la carga producto del intercambio económico binacional, el carbón que viene de Norte de Santander, así como el combustible y los víveres que vienen del interior de Venezuela para los hogares de la frontera.

“Se está garantizando el combustible para que no se presente desabastecimiento, tanto en las estaciones de servicio nacionales como en las internacionales”, según Nelson Becerra.

Precisó que se está abriendo la vía el tiempo suficiente para que las gandolas puedan ser abastecidas en las plantas y traigan la gasolina y el ACPM. En los diferentes trayectos están siendo custodiadas por la Guardia Nacional, Protección Civil y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Ureña, previendo cualquier dificultad.

Mañana, si no sigue lloviendo, quedará completamente habilitado el flujo vehicular, según Nelson Becerra.

Estado de emergencia

El Acalde de Ureña, junto a la alcaldesa de Lobatera, Natalia Chacón, preparaban ayer la declaratoria de emergencia para jalonar recursos adicionales del Gobierno Nacional, que permitan habilitar la vía que comunica esas localidades tachirenses.

Así mismo, se hará la propuesta al Ejecutivo para crear un fondo binacional, donde con la ganancia que va a producir la exportación de gasolina hacia Colombia sea atendida la vialidad de la frontera.

El Alcalde de Ureña dijo que faltan pocas horas para que se ponga en marcha el proceso de exportación de 20 millones de litros de combustible al mes, para lo cual se está preparando un acto protocolario donde estén las autoridades de Norte de Santander, representantes del Ministerio de Energía y Minas de Venezuela y las alcaldías bolivarianas, dentro del reimpulso de las relaciones binacionales.

“Será un paso favorable para la gente de la frontera porque los habitantes de Norte de Santander podrán comprar en su tierra la gasolina a bajo precio, y a su vez se disminuirá el caudal de vehículos del vecino país hacia el Táchira, mejorando la movilidad y la calidad de vida”.

El Alclade dijo que hasta tanto no estén completamente habilitadas las vías no se pondrá en marcha el proyecto, por tratarse de 15 gandolas en fila india que transportarán todos los días el combustible hacia Norte de Santander, operación que requiere todas las medidas de seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada